El legado de los vacceos en Valladolid

Yacimiento vacceo de Pintia. Padilla de Duero. Valladolid. © Javier Prieto Gallego;
Yacimiento vacceo de Pintia. Padilla de Duero. Valladolid. © Javier Prieto Gallego;
La Ribera del Duero en los medios

Vivimos en pleno territorio vacceo. Muy cerca de nuestras casas se extienden las ruinas del principal asentamiento de esta etnia en la meseta central. Por eso nos hace tanta ilusión el reportaje que NATIONAL GEOGRAPHIC ESPAÑA dedica a hablar de ellos.

Así comienza:

No queda clara la procedencia de los vacceos. Han sido tomados como un pueblo celta proveniente del norte de Europa. Hoy se habla más bien de una continuidad de los pueblos que habitaron la región central de la cuenca del Duero a comienzos de la Edad del Hierro. La cuestión es que algo sucedió alrededor del siglo IV a.C. en el territorio que ocupa actualmente la provincia de Valladolid. Los vacceos se establecieron y crearon auténticas ciudades-estado, a pesar del duro clima mesetario, sofocante en verano y gélido en invierno, a pesar del territorio inhóspito, salpicado de charcas y pantanos. Adoptaron una actitud guerrera para sobrevivir y forjaron unas armas magníficas, pues dominaron la metalurgia como pocos. Cultivaron el trigo y la cebada y comerciaron con estos productos, también con la ganadería, bovina y ovicaprina, y con la lana procedente de estas reses, que incluso utilizaron como tributo de guerra durante la conquista romana. Los bebés tenían sus sonajeros, los niños sus canicas y sus dados y los adultos disfrutaron de viandas como el lechazo y bebieron vino, cerveza e hidromiel.

Tanto sacrificio y apego a la vida no se podía desintegrar con la muerte. Los vacceos creían en la vida de ultratumba. Claudio Eliano, un autor romano, dijo lo siguiente sobre ellos: “Los vacceos ultrajan los cadáveres de los muertos por enfermedad, y que consideran que han muerto cobarde y afeminadamente, y los entregan al fuego; pero a los que han perdido la vida en la guerra, los consideran nobles, valientes y dotados de valor y, en consecuencia, los entregan a los buitres, porque creen que éstos son animales sagrados”. Carlos Sanz Mínguez, responsable del Proyecto Pintia, de la Universidad de Valladolid, explica a este medio que los vacceos crearon “una clase guerrera aristocrática con una ética agonística o de combate muy marcada que influiría en sus ideas sociales”. El buitre era concebido como “un animal psicopompo que propiciaría la llegada al ámbito celeste, lugar de residencia de la divinidad, del guerrero muerto con el máximo honor: blandiendo su propia arma”.

 

[SEGUIR LEYENDO]

 

2 Comentarios

  • santi dice:

    Gracias de antemano por leer este comentario. Me gusta la historia y siempre veo cosas donde posiblemente no haya nada. Es una simple pregunta que incluso no tenga que ver con esta página, asi que entendería que no me contestaran.
    La pregunta es la siguiente: ¿ En la zona de parquesol hubo algún asentamiento, vacceo o de esa época? Es una elevación cerca del rio y me he encontrado piedras como si estuvieran talladas, yo creo que han sido talladas por la climatología del tiempo. Pero me ha llamado la atención que haya cuarzo . Espero no hacerles perder el tiempo, gracias.

    • Javier_Prieto dice:

      Hola Santi. No es una pérdida de tiempo, pero la verdad es que desconocemos el asunto sobre el que nos preguntas. En cualquier caso, te recomendamos visitar el yacimiento vacceo de Pintia. Ahí seguro que podrán darte esa información. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *