En busca de la esencia de la Ribera del Duero

Castillo de Peñafiel y viñedos. Museo del Vino. Valladolid. Castilla y León. España.
Castillo de Peñafiel y viñedos. Museo del Vino. Valladolid. Castilla y León. España.

[LA RIBERA DEL DUERO EN LOS MEDIOS]

Reportaje sobre la Ribera del Duero publicado por Pablo Fernández en el ELPERIODICO.COM en 30/9/2014

El río Duero es el nutriente de una de las mejores regiones vinícolas del mundo. A lo largo de cuatro provincias castellanas, la Denominación de Origen Ribera del Duero alardea de una cultura milenaria impulsada por un incesante aire renovador. Recorrer estas tierras es una experiencia viajera repleta de estímulos artísticos, gastronómicos, paisajísticos y, por supuesto, enológicos.
El nombre de Ribera del Duero nace condicionado por el influjo del agua, elemento determinante en el enlace entre la vid y el terruño. Calificada como Mejor Región Vitivinícola del Mundo en 2012, según la revista estadounidense Wine Enthusiast, esta zona tiene como eje vertebrador al río Duero. Por tanto, una forma de recorrerla es navegando sus aguas, aunque resulta más acorde a nuestros días hacerlo por la carretera N-122, que transcurre paralelamente a su cauce. La Denominación de Origen de Ribera del Duero fue creada en 1982 y agrupa a más de cien municipios de Valladolid, Burgos, Soria y Segovia. En 2010 fue declarada Ruta del Vino de España por sus atractivos culturales, gastronómicos y enológicos, lo que la convierten en un destino idóneo para viajeros de todos los pelajes.

Y septiembre, mes de vendimia, es el momento perfecto para descubrirla.

En estas fechas, las bodegas muestran una nerviosa actividad. Para aprender los procesos de elaboración del vino conviene visitar estas tierras entre septiembre y noviembre, cuando las vides son despojadas de sus frutos y se inicia su transformación en esencia embotellada. En 2013, las bodegas ribereñas recibieron 180.000 visitas a lo largo de todo el año, un 36% más que en 2012. Las tres más visitadas fueron Bodegas Arzuaga-Navarro, Bodegas Portia y Bodegas Protos. Todas ellas cuentan con interéses añadidos además de los enológicos. La primera, situada en Quintanilla de Onésimo, es propiedad del empresario Florentino Arzuaga y dispone de un hotel-spa de cinco estrellas con el centro de vinoterapia más grande de Europa. En Aranda de Duero, Portia ocupa un impactante edificio de forma estrellada diseñado por Norman Foster. Además de las zonas de elaboración, fermentación y crianza, la bodega de 12.500 metros cuadrados ofrece al visitante sala de cata, auditorio, restaurante y tienda. Por último, Protos, elegida Mejor Bodega de 2013 por la revista estadounidense Wine & Spirits, está instalada a las afueras de la localidad de Peñafiel en una moderna construcción ideada por Richard Rodgers. Estas tres bodegas comparten evidentes rasgos de modernidad. La confluencia de elementos renovadores y tradicionales es una de las causas que ha convertido a la Ribera del Duero en un éxito enoturístico. Vega Sicilia ejemplifica el exitoso planteamiento de perspectiva de futuro e impulso en el pasado. Inaugurada en 1864, y por lo tanto la más antigua de la Denominación (este año celebra su 150 aniversario), la bodega sigue siendo, aún hoy, una de las más populares.

[LEER MÁS]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *