Vino, cultura y arquitectura de diseño se funden en esta comarca castellana

Atardecer entre nieblas. Localidad de Roturas. Ribera de Duero. Valladolid. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Atardecer entre nieblas. Localidad de Roturas. Ribera de Duero. Valladolid. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
La Ribera del Duero en los medios

De nuevo os traemos el comienzo de un estupendo reportajes que NATIONAL GEOGRAPHIC ESPAÑA dedica a nuestra tierra, nuestro paisaje y nuestros pueblos. Os invitamos a leerlo. Está firmado por Javier Tomé, ViajesNG nº 168

Así comienza:

El vino, ese néctar de dioses del que ya hablaban los clásicos griegos, se ha convertido en el alma de la atractiva ruta que recorre la Ribera del Duero, una comarca castellana vertebrada por uno de los grandes cauces vitivinícolas. Siguiendo el río se cruzan campos forrados de cepas y pueblos que aúnan aromas, gastronomía y patrimonio. Así es el paisaje en el que se elaboran los caldos de la denominación de origen Ribera del Duero, una de las más prestigiosas del país, que engloba bodegas tradicionales y otras de arquitectura vanguardista.

El viaje, que toma como eje la carretera N-122 y abarca un centenar de kilómetros, se inicia en la vallisoletana Pesquera de Duero, célebre por sus vinos. Además de la iglesia de San Juan (s. XVI), sus caserones y varias ermitas, vale la pena visitar el cerro de San Pedro, poblado de bodegas. A un paso, Curiel de Duero posee un castillo del siglo X que está considerado la fortificación más antigua erigida en la provincia de Valladolid; en la actualidad acoge un coqueto hotel de ambientación medieval. Nada que ver con el minimalista y luminoso edificio acristalado y con forma de cubo de la moderna Bodega Legaris, equipada con las últimas tecnologías y con un jardín zen en su interior.

Un corto trecho de cinco kilómetros conduce a la villa de Peñafiel, que en el pasado vio pasar a reyes, reinas e infantes. Sobre un cerro exhibe su castillo, también del siglo X, una mole con forma de navío que aloja el Museo Provincial del Vino (con sala de catas) y que contrasta con la moderna Bodega Protos, emplazada a sus pies. En el paseo por el pueblo resaltan la plaza del Coso, antaño escenario de justas, torneos y festejos taurinos, y el templo gótico-mudéjar de San Pablo, fundado en 1324 sobre un alcázar.

LEER MÁS

 

Y ahora ven a disfrutar de la RIBERA DEL DUERO y alójate en nuestras casas de turismo rural LA VIEJA OLMA y VEGA DEL DUERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *